Tabiques a modo de galerias de madera

NOTICIAS

Tabiques a modo de galerias de madera

Ya vimos hace unos meses en «Estructuras de hierro y cristal. Las galerías de vidrio que hacen de paredes» todos los beneficios que tienen estos cierres de estilo industrial. Sin embargo, sois muchos los que nos seguís preguntando sobre este tema y la posibilidad de fabricar estas galerías en madera y cristal.

Fotografía vía Pinterest

Pues bien… estos separadores de ambientes se pueden fabricar con otros materiales, como puede ser la madera. Siempre depende del estilo de cada hogar. Pero este tipo de cierres, en general, nos parece una buena solución para independizar un espacio sin necesidad de tabicar o levantar paredes. Nuestra experiencia nos dice que estas paredes de cristal en forma de galerías de madera ( o cualquier tipo de estructura de cristal) es una de las mejores alternativas si queremos aportar y repartir luz natural en nuestra vivienda.

Fotografía vía Pinterest

Aprovechando el hilo de la entrada «Estructuras de hierro y cristal…» , nos gustaría aclarar un concepto por el cual también se nos ha preguntado mucho. Uno de los pequeños inconvenientes que encontramos a este tipo de cierres (en general, da igual de que estilo) era que no aportaba intimidad visual a la estancia, si no colocábamos unas cortinas o estores. Con esto no queremos deciros, que esta solución no aporta intimidad. Todo lo contrario. Sin embargo, este tipo de cierres tienen la ventaja y desventaja de independizar espacios que siguen conectados visualmente entre si. Por esta razón, gracias a las galerías conseguimos que estos espacios parezcan más grandes y luminosos, pero no lograremos esa «privacidad visual» que demandamos algunos en estancias como pueden ser los dormitorios o cuartos de baños.

Esta solución la podemos ver en muchas ocaciones en pisos pequeños tipo «loft», con el fin de separar el dormitorio y darle un poco más de intimidad, sin hacer de este un espacio claustrofóbico.

Fotografía vía Pinterest

Pros y Contras

+ Amplitud: gracias a estas puertas de cristal y hierro conseguimos conectar visualmente los ambientes. Como consecuencia, los espacios parecen mucho más grandes y espaciosos.

+ Olores y ruidos:  impedir la salida o entrada de humos y malos olores. Algo que para algunas estancias de nuestras casas, como la cocina, puede ser muy interesante.

+  Luminosidad: El cristal deja pasar la luz. De esta forma, conseguimos un espacio diáfano, pero a su vez totalmente cerrado. Conseguiremos que la luz llegue a todos los rincones gracias a las pequeñas ventanas de cristal.

+ Sin necesidad de grandes reformas: conseguimos separación visual sin necesidad de levantar tabiques ni paredes. Por lo que ahorraremos tiempo y dinero con su instalación.

+ Ocupan menos espacio: ocupan menos que los tabiques de ladrillo, con los que podemos ganar unos centímetros. Sí centímetros. Pero algunos centímetros en espacios pequeños pueden marcar la diferencia.

Estas características son muy importantes, sobre todo en casas con poca iluminación y de reducidas dimensiones. Sirven para distribuir, separar el espacio y aislarlo de ruidos y olores, pero lo más importante es que haya una comunicación visual entre ambas estancias.

Fotografía vía Pinterest

– NO proporcionan intimidad visual: si lo que estás buscando es intimidad cerrando un espacio de tu hogar, no aconsejamos esta solución. Este tipo de cierres dejan totalmente descubiertos el interior de la estancia. Aunque esta desventaja siempre se puede “solucionar” colocando unas cortinas o estores.

– Muy baja insonorización: A pesar de que estamos separando diferentes estancias, estructuras de hierro y cristal o paredes de cristal no son la mejor solución para aislar los ruidos de un espacio de nuestra casa.

– Limpieza de cristales: Para que cumplan adecuadamente su función, como es lógico, los cristales tienen que tener un mantenimiento constante. De lo contrario, tendremos la sensación de un espacio descuidado y sucio.

– Resistencia: Estas galerías de madera y cristal no tienen la misma resistencia que una pared. Aunque no debería ser un gran inconveniente.