Reforma de piso en Plaza Pontevedra, A Coruña

Este piso en el centro de a Coruña ha sufrido una reforma Kotablue que lo ha transformado por completo. Una vivienda antigua y oscura, en la que no apetecía demasiado vivir en ella se ha convertido en todo un pisazo. Tras la reforma, sus 120 m2 lucen más que nunca y se ha convertido en un hogar amplio y luminoso.

Y eso que las primeras impresiones no fueron nada buenas. Había mucho deterioro y, cada vez que entrábamos en una habitación, el trabajo se multiplicaba. Además, la reforma se iba a llevar a cabo en los meses de verano. Esto lo complica todo un poco ya que la mayoría de fábricas cierran en la época estival. Sin embargo, no supuso ningún inconveniente ya que el cliente tenía bien claro lo que quería para su nuevo hogar.

 

Precisamente, el propietario  ayudó muchísimo desde el comienzo de la obra. Incluso antes. Cuando comenzamos este proyecto, el dueño ya tenía la imagen de su nuevo piso en la cabeza. Tan solo hizo falta plasmarlas en papel para posteriormente ejecutarlas. Una simbiosis perfecta entre cliente y profesionales.

 El principal deseo de nuestro cliente era distribuir los 120 m2 de la vivienda en; dos habitaciones, dos cuartos de baño, un estudio, una lavandería y una cocina integrada en el salón-comedor. Dicho y hecho. Una distribución atrevida pero que se adapta perfectamente al estilo de vida del particular. 

Tras la reforma, la cocina es moderna y actual. Pero no solo eso. La cocina con forma de isla se integra a la perfección con el resto del espacio. Ahora, nuestro cliente puede cocinar a gusto mientras conversan con sus invitados desde el comedor. De esta forma la cocina es mucho más entretenida. Para muchos de nosotros sería un inconveniente por el tema de los olores. Pero hay que tener en cuenta que la galería impide que los malos olores se trasladen a los dormitorios. Además, la cocina esconde una pequeña zona de lavandería que se oculta tras una gran puerta corredera de 2.40 m de alto. Unas dimensiones mayúsculas con el fin de facilitar la mayor cantidad de luz natural posible a esta zona oscura de nuestras casas. 

la reforma en un piso de coruña 

 Conseguir un confort térmico y acústico era algo fundamental para el cliente. Gracias al trasdosado de pladur con aislamiento logramos un bienestar sobresaliente.  Esta técnica es excelente en viviendas que están en zonas “extremas” de temperaturas (tanto frío como calor) o de ruidos (centro de ciudades). Como es razonable, cuanto más aislada esté la vivienda, obtendremos un mayor bienestar en nuestro hogar. Y esto se traduce en ahorro energético y más calidad de vida. Gracias al trasdosado de pladur con aislamiento térmico y acústico se puede vivir en pleno centro de grandes ciudades sin necesidad de escuchar ruidos exteriores, además de ahorrar en nuestra factura de luz.
 
 
 Otra detalle que nos gusta mucho es el banco perimetral que montamos a lo largo del enorme ventanal que envuelve la vivienda. Un ejemplo perfecto de como aprovechar bien los espacios. La experiencia siempre nos dice que la sutileza de los pequeños detalles es lo que marca la diferencia.
 
 En esta caso en particular, restaurar los radiadores era la mejor opción. Para nosotros hubiese sido mucho más fácil instalar unos radiadores nuevos. SI, lo más fácil, pero NO mejor. Nos encontramos con unos radiadores de hierro forjado de calidad. Nuestra experiencia nos dice que estos radiadores están fuera de toda duda. Más aun después de una correcta restauración.

El primer paso para la restauración consiste en quitar todas las capas de pintura y óxido con un tratamiento de arena (chorreo). Continuamos con una buena limpieza interior para acabar con la cal acumulada con el paso de los años. Y para terminar, pintamos los radiadores para que tuviesen un acabado moderno y actual acorde al resto del piso.

A continuación más fotografías