FERNANDO MACÍAS

Este piso de 80 m2 situado a escasos metros de la playa de riazor fue un proyecto con el que disfrutamos muchísimo ya que la reforma provocó un cambio radical en la vivienda.

 Antes de la reforma este apartamento era una vivienda fragmentada, con espacios oscuros y diminutos, 

La suerte de este piso fue que el espacio pudo ser redistribuido sin ningún tipo de impedimento como pilar, tabique o bajantes que nos forzasen a mantener una distribución especifica para ajustarnos a esos elementos.

Pudimos derribar todos los tabiques, ver un epacio diáfano y después tabicar según el proyecto realizado por La arquitecto Luisa Bermudez de Castro.

La importancia de la comunicación a la hora de realizar una reforma de una vivienda es fundamental.

La clienta ha de tener claro cuales son sus necesidades y expresárselas a quien lleve su obra y además la comunicación con los trabajadores, instaladores, jefe de obra debe ser fluida y tiene que haber entendimiento entre todos los oficios.

En Kotablue somos un todo que trabajamos en conjunto y nuestro cliente tiene acceso a cualquiera de los que formamos parte del equipo.

De nuevo los primeros pasos que crean la base de la vivienda son muy importantes, aislñar, tabicar, nivelar el suelo, crear estructuras lienales y rectas, en definitiva construir una base sólida y de calidad para estar preparados para la siguiente fase.

En las reformas que hacemos a nuestros clientes queremos que los clientes se queden contentos con nuestro trabajo y se sientan reflejados en el espacio que están habilitando para crear su hogar.

Nos adaptamos a sus gustos e intentamos que el proyecto sea un trabajo en equipo donde todos podamos aportar.

En este caso la idea era aprovechar la luz natural que tenía el piso y que el espacio respirase un aire natural, limpio y sencillo pero con un toque de decoración moderno y actual.

En este caso la idea era aprovechar la luz natural que tenía el piso y que el espacio respirase un aire natural, limpio y sencillo pero con un toque de decoración moderno y actual.

La madera elegida fue el roble, un roble natural y de tablón ancho que se uso tanto en el suelo del piso como en la pared que esconde las puertas que dan acceso a las dos habitaciones y al baño.

La cocina en tonos blancos y con un suelo hidráulico nos recuerda al estilo nórdico que tan de moda está. La encimera decidimos que fuese en pinotea, madera maciza que aporta un toque de calidez a la cocina.

 

De nuevo en el baño repetimos el estilo que implantamos en la cocina, muebles blancos con toques en madera y el suelo con dibujos geométricos de Patricia Urquiola

El mobiliario elegido para “ vestir” el piso es una combinación entre piezas vintage de Pepita de oliva y la victoriana con muebles de ikea y zara home.

Galería