El lino: un tejido milenario para nuestras camas

NOTICIAS

El lino: un tejido milenario para nuestras camas

Hace un par de semanas, hablábamos en «El dormitorio: nuestro oasis en el hogar» sobre la importancia que tienen los dormitorios en nuestras vidas. Con esta entrada, queremos profundizar sobre la importancia que tiene el textil en la decoración del dormitorio. Y más concretamente en un tejido que, cada vez, se utiliza más en los interiores: el lino.

La mayoría de nosotros optamos por colores blancos y claros para el textil de nuestra querida cama. Aportan más luminosidad y claridad a la habitación. Y es que el blanco nunca falla, por ello es el color más utilizado y clásico. Además, es la base perfecta para combinar cojines, mantas y otros elementos decorativos. Combinar los diferentes los cojines con el resto de las cosas es un poco obvio pero es uno de los mejores consejos que te pueden dar.

No hace mucho tiempo que el lino dejó de ser un mero tejido con el que hacer toallas o manteles. Hoy en día, es uno de los principales protagonistas en la decoración de los dormitorios. En la actualidad lo podemos ver en muchos rincones de nuestras viviendas. Su rendimiento frente a otros tejidos es muy superior, puesto que el lino es la fibra natural más resistente del mundo (incluso se utiliza para fabricar papel moneda como son los dólares). Esto hace que sea el material textil más resistente para confeccionar ropa de cama, cortinas, cojines, etc.

Sin embargo, no solo por la resistencia tiene tanto éxito el lino. Este material aportará suavidad, frescura y brillo a nuestras habitaciones. No obstante, el lino también tiene sus desventajas. Por eso, a continuación os dejamos todos los pros y contras que tiene este componente como textil.

Pros y Contras del lino como textil

+ Resistente

+ No se deforma y no hay abrasión

+ Higiene

+ Antibacteriano y resistente al moho+ Frescura, brillo y suavidad

-Se arruga com más facilidad y es más complicado de planchar

Es más caro

Si ya lo dice el refrán… «Del lino aristoso, haz camisa a tu esposo».